Hay empresas, o mejor, para ser más precisos, hay gerentes, ejecutivos, empresarios, que oyen hablar de "Transformación Digital" en algún seminario y llegan a hablar con su encargado TI (CIO, CTO, Gerente de Finanzas (sí, eso sigue pasando)) y exigen que se establezca una estrategia de Transformación Digital. 

- ¿Y eso qué es?
- No sé, ¡pero lo queremos ya!

Y sin demora se recurre a las consultoras reconocidas, o a las grandes empresas de tres letras, que llegan con sus armadas de especialistas, expertos en las mejores prácticas, a ofrecer las bondades de la transformación digital (lease, venta de productos y facturación de horas de consultoría).

Y uno de los tema favoritos del último tiempo parece ser DevOps. 

¡Hay que crear una unidad de DevOps! ¡Debes reemplazar a tus ingenieros de sistemas por DevOps!

Y ni siquiera se han enterado de que DevOps es una filosofía, no un cargo o una tarea que se deba ejecutar.

!Es que se trata de automatizar, de optimizar procesos!
"Ustedes deben usar esta herramienta para agilizar sus proceso de desarrollo y apuntar a la transformación digital."

Y para "facilitar la toma de decisión", estos consultores proponen hacer una prueba de concepto.

Y ocurre esto:


Recordemos, ¿qué nos dice el primer principio del Manifiesto Ágil?

Individuos e Interacciones, por sobre procesos y herramientas.

Así que amigos, no se trata de comprar las últimas tecnologías, o de automatizar por automatizar. Se trata de entender cómo se relacionan los equipos en pos de obtener un producto, o brindar un servicio.

No dejes que te pase lo que le ocurre a Charlot en Tiempos Modernos, tú puedes hacerlo mejor. 

No siempre la solución está en esas prestigiosas consultoras, busca un Meetup, o una comunidad de desarrolladores en tu ciudad, encontrarás gente dispuesta a ayudarte, y a aprender. 

¡Experimenta! 

Prueba cosas nuevas con tu equipo, lee, estudia por tu cuenta, no esperes que todo venga desde arriba. 

El verdadero cambio ocurre cuando tú te haces cargo de tu vida, y esa es la transformación que vale la pena.