Un concepto erróneo, con el que debemos lidiar permanente y que por desgracia se encuentra instalada en el subconsciente de muchos desarrolladores, es la idea de que la calidad es responsabilidad exclusiva del área de QA, y no de los programadores. 

¿Por qué una idea tan errónea como esta se encuentra tan difundida? Esto llega a un grado tal que, cuando hay un error en producción, todos los dedos apuntan al área de control de calidad y no a los responsables de introducir los bugs en primer lugar.

Hagamos un poco de historia. 

Cuando los primeros computadores se desarrollaron, el usuario y el programador eran la misma persona, científicos o ayudantes de científicos que trabajaban en la resolución de algún complejo problema, que requería la ejecución de complicados cálculos.

Después las computadoras fueron utilizadas para resolver problemas de todo tipo. Los programas pasaron a ser sistemas. La división de labores se hizo necesaria. Partimos con el usuario, que expresaba su necesidad a un programador, el que luego entregaba el código fuente al operador de la computadora, para que lo ejecutara y entregara los resultados.

Con el tiempo, el operador de computadoras fue reemplazado por el sistema operativo (automatización). Pero ocurrió otra división de labores, apareció el analista, un personaje que ocupó un lugar entre el usuario y el programador.

La idea de esta división era astuta, mientras el analista elicitaba los requisitos de  un usuario, el programador escribía el código que plasmaba los requisitos de otro usuario. El proceso de desarrollo se volvió más eficiente, al menos en teoría.

Pero la presión empezó a crecer, los sistemas se hicieron más complejos.  El paradigma de la programación estructurada, por ejemplo, permitió la construcción modular de sistemas. Cada módulo podía ser entregado a diversos equipos para su construcción. Pero, ¿quién probaba la integración de todos estos módulos? 

Al principio eran los mismos usuarios y los analistas los que se encargaban de realizar las pruebas de los sistemas integrados. Eso tenía sentido porque estos eran los que conocían mejor las necesidades que el sistema debía resolver.

Pero esto no podía durar mucho tiempo, y asísurgió la necesidad de crear un equipo de control de calidad. En muchas organizaciones esto se armó artesanalmente, transformando a gente de operaciones y de sistemas en "analistas de calidad". Personas que conocían el negocio combinados con personas que conocían las limitaciones tecnológicas de las soluciones.

Por supuesto todo esto evolucionó, el área de calidad creció y se volvió muy importante, tan importante que todos empezaron a delegar en esta la responsabilidad absoluta de la calidad.

Tanto el usuario como el programador descansaron de sus responsabilidades y las delegaron con descaro en el QA. 

Todo esto nos lleva al escenario actual, en que si el sistema no funciona como corresponde es culpa de QA. "Porque no probaron como corresponde", o porque "no hicieron las pruebas que debían hacer".

Y yo digo que todo eso es un error. La culpa no es de QA. El responsable de la calidad es todo el equipo (esto incluye al usuario, por cierto, a menos que estemos hablando de la construcción de un producto, en cuyo caso debe existir un "Product Owner", que es la voz de los futuros usuarios del sistema).

La calidad parte con la definición de lo qué se quiere, del por qué se precisa de cierta forma, y para qué se necesita, junto con los parámetros de satisfacción, con los cuales podremos contrastar el resultado obtenido. Eso es responsabilidad de usuarios y analistas. 

Luego durante la codificación los programadores deben ser prolijos, evitar errores, realizar pruebas unitarias, y de regresión, para asegurar que los cambios realizados al código no afectan lo que ya funciona.

En conjunto con el equipo de QA los programadores realizan pruebas de integración, de estrés y funcionales. Con el fin de verificar que los criterios definidos por el usuario se cumplen. 

Finalmente, es el usuario el que debe dar un visto bueno final, comprobando que todo cumple lo esperado.

El equipo de QA debe velar porque todo este proceso se ejecute como es debido. El equipo de QA valida y verifica cada etapa del proceso de desarrollo, desde los documentos de análisis y diseño, hasta la realización de inspecciones de código. Es la columna vertebral que sostiene el ciclo de vida. La calidad está en cada etapa. 

  • ¿Están los requisitos plasmados de una manera adecuada y sin ambigüedades?
  • ¿Existen criterios de aceptación establecidos? ¿Están escritos de forma precisa y medible?
  • ¿Están definidos los parámetros de calidad que debe satisfacer el sistema?
  • Para los bugs detectados, ¿se han informado al equipo de desarrollo? ¿se ha abordado su corrección? 
  • ¿Se han realizado pruebas de robustez del sistema?
  • ¿Se han realizado pruebas de estrés? ¿Se tienen claros los requerimientos no funcionales, y cómo se determinará su cumplimiento?
  • etc.

La labor de QA es muy importante, pero su rol es de control y apoyo, principalmente. 

El equipo QA realiza pruebas para tratar de encontrar errores en el sistema, pero no puede garantizar que el sistema está libre de errores. Por algo el nombre es Quality Assurance, y no Quality Insurance.

La responsabilidad por la calidad de un producto de software es de todo el equipo que lo construye, no sólo de una parte de este.